Reglas básica para un buen entrenamiento canino

Mascotas


El adiestrador  deberá saber cómo despertar los instintos naturales del perro y desarrollarlos, hacer a un lado lo que no nos sirva, fortalecer los puntos débiles y corregir lo mal ejecutado para de este modo obtener todo el potencial de nuestro perro.

Para empezar el adiestramiento del perro debemos tomar en cuenta ciertos lineamientos que a continuación  les describo:


  1. Debe de grabarse en nuestro perro, la asociación entre la orden que se le está dando y la ejecución de esta orden  por medio de la repetición, tantas veces como sea necesario y siempre en el mismo modo, es decir utilizaremos el mismo tono y volumen de voz para ordenarle la ejecución del ejercicio. Todas las órdenes deben de ser claras, con dinamismo y energía de tal forma que sea una invitación a realizar un buen trabajo.

  2. El proceso de adiestramiento se debe de realizar en forma gradual, aumentando las dificultades en orden progresivo de acuerdo a los avances que se vayan consiguiendo.

  3. Todas y cada una de las sesiones deben terminar con un ejercicio bien realizado.

  4. Debemos de  ir un paso adelante en cuanto a la posible intención de nuestro perro a no acatar o ejecutar en forma correcta una orden dada, Es decir observemos y anticipemos un posible error.

  5. Si el ejercicio que le estamos dando a nuestro perro es nuevo y se equivoca es posible que no haya comprendido bien lo que esperamos que realice, por lo que la corrección propiamente dicha seria una aclaración de lo que queremos que realice; Pero si no realiza algo que ya le enseñamos y ya lo ejecuta, lo corregiremos de inmediato.

  6. Es primordial ser justos con nuestro buen amigo y si el error en la ejecución de un ejercicio es por parte nuestra, debemos corregirlo y repetir cuantas veces sea necesario para no dar margen de confusión de la orden a nuestro perro.

  7. Tenemos que tener una palabra determinada para cada orden precisa y no demos tener dos palabras diferentes para la ejecución de un solo ejercicio,  también  debemos de tomar en cuenta que las letras finales de cada orden que se le dé a nuestro perro deben de terminar diferentes entre ellas, un ejemplo de esto es si le damos la orden de sentado no le deberemos dar la orden de echado ya que terminan con las mismas letras y esto confunde al perro en este caso las ordenes que se le pueden dar es de sentado y échate o al revés si le decimos siéntate le manejaremos la orden de echado.

  8. Nunca le debemos de dar una segunda orden hasta que la primer orden no se haya completado ejemplo de esto sería que si vamos trabajando la orden de junto y a continuación le damos la orden de alto para que se siente no debemos darle la orden de quieto hasta que se haya terminado de sentar correctamente.

  9. Las correcciones son tan importantes como los premios a un buen trabajo realizado y deben de darse en la misma proporción de lo ejecutado.

    La corrección debe de darse en el momento mismo de la acción y si se puede anticipadamente mejor, y acorde a lo no realizado o a lo mal ejecutado y apoyándonos para esto del collar del perro dando un pequeño tirón de él y simultáneamente utilizando el comando de ¨NO¨ el hecho de dar el tirón al collar de nuestro perro no es como algunas personas piensan de que se está maltratando al perro o que simplemente es para ahorcarlo, la función del collar de castigo es ayudarnos a corregir ya que al correr los eslabones entre la argolla al darle el tirón el ruido que se genera simula y le hace recordar al perro cuando de cachorro su madre lo corregía dándole un tirón del cuello y gruñéndole al mismo tiempo.

    Cuando decimos que las corrección son en el momento de la acción es porque si por ejemplo dejamos solo y dentro de la casa al perro, y regresamos un par de horas más tarde y al entrar vemos que ya rompió algo de nada servirá gritarle regañarlo pegarle o encerrarlo porque simplemente el no entenderá que es por lo que rompió. 

    De la misma forma un premio debe de ser proporcional a la acción, el premio para nuestro perro puede ser comida o una caricia acompañada de una palabra emotiva.

    Para el premio en forma de apapacho tenemos tres niveles en que según el trabajo de nuestro perro se lo debemos brindar, el nivel uno es acariciarle el área de su cabeza con la palma de nuestra mano, esto se le otorga a un trabajo bien ejecutado pero que ya es común para el perro.

    El nivel dos es acariciarlo en el cuello esto es más reconfortante para nuestro perro y esto lo entiende como un trabajo mejor realizado en comparación al nivel uno.

    El nivel tres es darle el apapacho en el pecho ya que esta caricia es el nivel máximo de satisfacción para nuestro perro, esta se la podemos dar por ejemplo cuando se esfuerza de mas en un ejercicio  nuevo y lo realizo correctamente o cuando lo llevamos a correr y recorre una larga distancia aun a pesar del cansancio. 

  10. Nunca esperemos que nuestro perro haga un ejercicio o tenga una determinada conducta si no le hemos enseñado ese ejercicio.  

Autor: Eduardo Pérez

Instructor canino con diplomado en la Federación canófila Méxicana y Cursos de perros de detección


Directorio de proveedores de servicios para mascotas en Ixtapaluca
Directorio de proveedores de servicios para mascotas en Ixtapaluca

Para mayor información o si desea contactar al especialista; entra al Directorio de proveedores de servicios para mascotas.


Dá click en esta imagen.