Historias de haciendas en Ixtapaluca

Narración


El visionario hacendado Iñigo Noriega no dudó en comprar todas las haciendas de ixtapaluca en la que se encontraban la del Olivar, la de Acuautla y la de Tlalpizahuac que perteneció a Manuela Dávalos y la de Santa Bárbara que en ese tiempo era de las más importantes que perteneció a Plutarco Elías Calles. Esta dividida en cinco fracciones, los propietarios eran Lauro Vallejo, Alfonso Lizeaga, Luis Moronez y Plutarco Elías Calles. 

Cuando Elías Calles llega a ser presidente, consultó con los vecinos referente a ¿que cosechas se pueden sembrar; en las tierras de la Hacienda de Santa Bárbara? por estar cercano el Río de la Compañía, se inunda con frecuencia por lo que las cosechas se perdían. Pero recomiendan sembrar remolacha y alfalfa.

Se produjo una gran cantidad, del lado de Tlapacoya y toda la zona lacustre la produjeron.


También había un embarcadero, Iñigo Noriega tenía un buque que llegaba a la hacienda de Xico para llevarle objetos de Europa.


Fundó las ciudades de Colombres y Ciudad Reinosa en Tamaulipas, además del ferrocarril de Xico y Río Frío a San Rafael que conectaba con las haciendas con México y Puebla. La Revolución Mexicana, su fidelidad a Porfirio Díaz y los cambios políticos que sucedieron después; hicieron que su buena estrella se apagara en 1913.


Cuando inició la revolución buscaban a los dueños de las haciendas, Iñigo Noriega huyó y dejó todo. Durante la época revolucionaria, las hacienda detuvieron la producción porque los dueños ya no estaban. Al llegar la reforma agraria se inicia la repartición de tierras. A partir de ese momento, desterrado y arruinado se fue a vvir a Norte América. Dejando todas sus riquezas escondidas dentro de las haciendas, mismas que tiempo después algunos afortunados han encontrado; como sucedió en la hacienda que estaba en San Buenaventura en Ixtapaluca. Cuando iniciaron la Unidad Habitacional tomaron parte de los terrenos de la hacienda de Canutillo, algunos trabajadores han encontrado los tesoros de Iñigo Noriega. Eso mismo sucedió en algunas haciendas durante los trabajos de construcción de Unidades habitacionales. O como en el caso de la construcción del Hospital de Especialidades en Zoquiapan, había una zona donde hacía las necropsias. Cuando los trabajadores encontraron un tesoro; al día siguiente, los trabajadores ya no regresaron.


Tiempo después de su destierro, Iñigo Noriega regresa a México, para tratar de recuperar sus propiedades sin éxito. Finalmente fallece en el año 1920.

Fotos de la antigua Hacienda de Santa Bárbara en Ixtapaluca, Estado de México


Fuente Edenis Mondragó Canal 6 de Ixtapaluca y www.migraventura.net

Fotos de Ixtapaluca Antiguo Chalco